Publicado en Blog - General, Covid-19, Estrategia, Logistica, Resiliencia, Supply Chain

El día después

En primer lugar, debemos celebrar, la “lista de retreta diaria” del grupo WhatsApp FELOG, que nos confirma no tener baja alguna entre nuestros colegas y sus familias.

En segundo lugar, es un orgullo qué durante el periodo de confinamiento, seguimos cumpliendo con nuestra misión, no solo al ofrecer colaboración desinteresada a las Instituciones a cargo del Transporte Nacional, sino al observar como todos los colegas de una manera u otra seguimos compartiendo y diseminando el conocimiento logístico, a través de las distintas mesas virtuales de debate, webinars o entrevistas en radio tanto en Iberia como en Latinoamérica.

También debemos celebrar y reconocer que, como en todas las crisis, los profesionales logísticos somos capaces de salir adelante y continuar, porque los logísticos y nuestras organizaciones hemos aprendido a ser resilientes, para infundir ánimo y transmitirlo a todos. Algo que siempre hemos tenido que entrenar desde los tiempos en que nos iniciamos en esta gran profesión, la Logística con mayúscula.

Esta cualidad de resiliencia se refleja en la fuerza que tenemos como grupo dentro del Foro, porque para entrenar la resiliencia tenemos que apoyarnos unos con otros, y apoyar también a nuestros seres queridos y a nuestros compañeros de profesión.

Todos necesitamos, en esta situación, del ánimo y del aliento para continuar, pues como dicen los expertos, resisten mejor y son más resilientes, aquellos que tienen una red afectiva de familiares y amigos y esto es lo que significa principalmente el FELOG de Caleruega.

Sin duda, son tiempos difíciles, sobre todo para aquellos que, por ser esenciales, siguen en primera línea de las operaciones diarias, a ellos todo nuestro mayor reconocimiento, pero como logísticos debemos ya, pensar y planificar en el “día después”.

Esta crisis provocada por la pandemia de COVID-19 ha interrumpido todas las principales cadenas de suministro en diversos grados. Por lo tanto, es hora de evaluar, recuperar y responder a los numerosos desafíos que aún se interponen en el camino.

El entorno actual hace necesario que desde todas las compañías analicemos no solo su exposición a la disrupción generada por la pandemia del COVID-19, sino a otros posibles riegos, y de este modo, tomar medidas con el objetivo final de reconstruir cadenas de suministro cada vez más resilientes ante posibles futuras amenazas e interrupciones y sobre todo de no repetir errores pasados.

Si bien las estrategias tanto corporativas como locales, están bajo la responsabilidad de los CEOs de las empresas, los logísticos tenemos la responsabilidad de la estrategia funcional o del proceso de cadena de suministro y sus operaciones logísticas, ya que como siempre hemos dicho:
“La mejor cadena de suministro es aquella que satisface plenamente las necesidades comerciales de la empresa en términos de clientes, consumidores y personas, en la comunidad donde opera, en cualquier tiempo y en cualquier lugar”.

Ánimo, mucha suerte y a la tarea
José Luis Galiana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.